Intrigantes y estremecedores son los casos y expedientes de los diversos asesinos en serie que desgraciadamente han actuado históricamente en multitud de países y épocas. El componente psicológico o patológico que acompaña a este tipo de asesinos sí que es y ha sido objeto de análisis y reflexión para los especialistas y sobre todo para la justicia que ha intentado buscar una causa u origen de esta actitud desde el punto de vista del asesino, y sobre todo, estos casos nos sobrecogen por la manera en que el ser humano puede llegar a manifestar y materializar conductas extremas que quizá se originen dentro de lo más hondo de nuestra psique y que quizás conserven un componente genético puramente animal que va ligado a nuestro pasado como seres irracionales, como puras ¿bestias?…

 

El cantautor norteamericano Romeo Santos, de ascendencia dominico-puertorriqueña grabó a finales de 2011 el videoclip de sus últimos éxitos “La Diabla/Mi Santa” prácticamente de forma íntegra en Toledo. El vídeo, publicado el 30 de enero de 2012 lleva más 869.000 visitas en Youtube, cuatro días después. Una promoción excepcional para la ciudad de Toledo, que aparece en gran parte del vídeo.

Lejos de quedarnos en el siglo XX, cuando la aeronáutica permitió escudriñar el cielo más detenida y científicamente, hemos de retroceder más de dos siglos para toparnos con el primer caso de aparición de un “OVNI” en la localidad granadina de La Calahorra. El documento original se conserva en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional, en Toledo.

Para hablar de los primeros avistamientos o presencias Ovni entre nosotros quizá habría que mirar muy hacia atrás y llegar hasta el siglo VI donde el profeta Ezequiel sufrió en sus propias carnes la aparición de una especie de artefacto extraño que ha sido considerado para algunos investigadores como el primer caso de avistamiento Ovni de la historia. Otros estudios relacionan a diferentes culturas antiguas con la idea de que tuvieron “visitas” de determinados seres a través de unas naves que podríamos denominar Ovni, y que incluso quedó constancia de esa presencia a través de inscripciones y dibujos heredados de esas culturas… Pero más cerca, tanto en el tiempo como en el espacio, podemos documentar un caso de avistamiento ocurrido en 1768 en el municipio de La Calahorra a 73 kilómetros de Granada. El documento en cuestión se encuentra depositado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional, en el edificio conocido en Toledo como Hospital Tavera. Lo interesante del mismo, además de su fecha, es como detalla la aparición de lo que podemos considerar un Ovni pues la descripción, nos dice claramente “un globo” y más adelante que se convierte en “…fuego y chispas…”, nos puede evocar perfectamente la visión de un aparato volador de forma redonda y con unos movimientos extraños. Otro elemento más sorprendente es el ruido que asegura el testigo que se escucha al final, el cual fue tan potente que en la villa “…se retemblaron sus edificios…”

En fin, un primer análisis podría evidenciar que se puede tratar de cualquier cosa que este buen hombre había visto en el cielo, pero ¿un ingenio volador en pleno siglo XVIII? Que se sepa, el primer vuelo de prueba que se realizó en globo aerostático fue practicado por los hermanos Montgolfier en 1783 y para más dificultad en Francia. ¿Qué otro aparato pudo ser el que se percibió en La Calahorra? No tenemos respuesta fuera de la posibilidad de que fuese ese Ovni que muchos quieren reconocer en la descripción del testigo. Mientras no tengamos más datos o pruebas, no podemos lanzar las campanas al vuelo y asegurar que así lo fuera, pero lo cierto es que es un hecho cuanto menos sorprendente, que no deja impasible a quien lo conoce y que coloca a esta experiencia como una de las más antiguas en cuanto a avistamientos Ovni en todo el mundo. Para entender mejor el documento, a continuación transcribimos el texto con la grafía actualizada:

A.H.N. Sección Nobleza. Sig. Osuna, C. 3269, D. 14

El día 18 de septiembre de 1768, siendo como las 6 y tres cuartos de la mañana, estando muy serenada y clara se apareció en el horizonte de la villa de Calahorra del Marquesado del Cenete , reino de Granada, un globo tan cristalino como el agua más pura, de figura de una gran botella, con el cuello retortoso y dilatado saliendo por encima de la Sierra Nevada por la parte meridional de esta villa y llevando su rumbo con bastante velocidad hacia el septentrional donde están las sierras de Baza, llevando delante lo grueso este fenómeno, y lo delgado detrás como centelleando dejando conforme caminaba dos líneas de espeso humo que se conservaron separadas, hasta que se deshizo el globo, convirtiéndose en fuego y chispas, a manera de las que arrojan los cohetes que llaman de luces o lágrimas sobre las sierras de Baza, al parecer de los que lo vieron con más reflexión pasando por encima de esta población y aún instante de desecho el globo, se sintió un estruendo espantoso a manera de un gran trueno, que corrió las propias líneas de humo reduciéndolas a una, desvaneciéndose esta a poco rato; siendo este ruido tan extraño a las gentes que las dejó llenas de pavor y pasmo, notando que al pasar por encima de ésta villa se retemblaron sus edificios. Tuvo igual duración el trueno que el fenómeno y en todo sería la de 6 minutos a corta diferencia, su elevación parece fue bastante por las noticias que hay de haberse observado en esta comarca en iguales circunstancias que aquí y de la Alpujarra que está a la parte del mediodía se sabe que le descubrieron venir de hacia el mar; el día se mantuvo sereno aunque con un viento corto de norte finísimo, sin haber llovido antes.

Un artículo de: José García Cano

(1) Actual municipio de La Calahorra, integrado en la Mancomunidad de Municipios “Marquesado del Zenete”.

Documento recuperado por Miguel Fernando Vozmediano de la Sección de nobleza del Archivo Histórico Nacional (Tavera) y Luis Rodríguez Bausá.

Primer avistamiento OVNI en España

Compartiremos en este blog artículos de investigación histórica sobre Toledo que puedan ser de interés. Comenzamos con un interesante artículo sobre “La Estatua Hechicera”

En la revista ilustrada “Toledo” del 24 de octubre de 1915, núm. 13, en un artículo titulado “La Cueva de San Gil” referí un hecho histórico acaecido a este santo, religioso en un monasterio de Santarén (Portugal). La cueva de referencia era uno de los subterráneos del derruido palacio del Marqués de Villena, incluido al presente en el jardín de la llamada Casa del Greco.

En tales antros se dice estuvo instalada la Escuela de la Magia Negra o Nigromancia –Negra ciencia- durante la edad media.

Los encantos, los hechizos, los brebajes milagreros, las pócimas propiciatorias y otras brujerías por el estilo, se hallaban en boga en aquellos tiempos y los talismanes, los ídolos hechiceros, las bebidas y las cintas, eran por lo tanto cosas de uso casi general, corriendo parejas en importancia y respeto con las medallas, escapularios y reliquias religiosas, tanto en los palacios y casonas, como en los tugurios del pueblo crédulo por atavismo y de arraigada fe.

II

Al retirar el escombro de acarreo que ocultaba la entrada antigua de la ciudad de Toledo por la puerta árabe contigua y frontera del Puente Al-kantara, ha sido hallada una escultura hechicera que reproduzco en su tamaño natural, fraccionada por su cintura.

Está construida esta figura con barro común, teniendo su cara bien compuesta con cabeza tosca y erguida y el cabello descuidado: su actitud es severa, dominante, imperativa y hasta retadora, mirando hacia la derecha.

Sus brazos, toscos también, verticales, y sus antebrazos informes van a hacer juntar las que debieran ser manos, sobre el final o base del tórax.

Lo más delicadamente trabajado en esta estatuilla –y hasta parece moldeado- es la cara.

Por el tamaño, la forma, la actitud, la materia de que está hecha, por su aparición entre fragmentos de vasijas Toledanas de baño amarillo que parece dorado, como dice Lucio Marineo Sículo en su obra de cosas memorables de España, y de otras de labor netamente mudéjar, colegimos que puede ser una estatua hechicera o idolillo mágico medieval; fetiche español hechizado, de cuyo género de objetos nada que sepamos se ha descubierto en nuestra ciudad hasta nuestros días, siendo por lo tanto la obra de alfarería que nos ocupa, digno de conservarse en el Museo donde ya se encuentra.

Fotografía de Rodríguez.

La estatua hechicera de Toledo

La noche del 15 de enero de 2012, como en otras ocasiones, Luis Rodríguez Bausá compartió unos minutos en una entrevista en el conocido programa de radio de Onda Cero “La Rosa de los Vientos”. En el siguiente enlace puedes escuchar el programa completo.

Toledo ha sido una ciudad en la que lo «oculto» ha permanecido latente hasta nuestros días, y en la que la pervivencia de lo fantástico ha sido evocada hasta la saciedad. Desde esta perspectiva no es de extrañar que entre los vericuetos y rinconadas de nuestras callejuelas se puedan adivinar reminiscencias de símbolos ancestrales, que nos hagan viajar por la historia hasta cualquier época, y tampoco resulta raro que, para descifrar estos símbolos, algunos prestigiosos investigadores de «lo mágico» y «lo toledano» se afanen en estudiarlos para mostrarnos las claves iniciáticas o mistéricas de herméticos mensajes que permanecen escondidos en nuestra urbe.